Devocionales Diarios.

Devocionales diarios. Los 7 YO SOY

Dias 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14,15, 16, 17

Dia 1. Rechazo

Lea Juan 4:10-14, Apocalipsis 22:17

La mujer en el pozo conocía muy bien el dolor de una vida de rechazo. Ella estaba sedienta de poder ser aceptada y llegar a ser amada pero no tenia esperanza en lograrlo. Ella era señalada. No podía esconderse ni escaparse de su realidad, entonces un día se encontró con Jesús, su encuentro no fue casualidad. Jesús la estaba esperando.

Jesús no solo sabía que esta mujer vendría al pozo el conocía todo acerca de ella. El conocía cada rechazo, herida y dolor que ella había sufrido, El sabía que estaba sedienta y que el podía ofrecerle AGUA VIVA, el perdón por su pasado, un amor que sanaría todas sus heridas emocionales y una nueva vida con un nuevo propósito que podría iniciar ahí mismo, ese día, en esa hora en ese lugar.

Jesus conoce todo acerca de ti también. En la cruz el sintió cada herida, dolor, rechazo y pecado que tu habías cometido y todo el mal que tu le habías hecho a otros y ahora el está esperando a que tu llegues al lugar de tu cita a la fuente de agua vida y bebas del El.

Del Libro “Los 7 YO SOY DE JESUS” de Phil y Linda Somerville.
Traducido por Jorge L. Garcia Pastor.

Puedes leer estos devocionales y compartirlos con otros en:

www.facebook.com/GraciayPaz

Nuestra pagina de Devocionales 

Dia 2. Restaurada

Lea: Juan 4:16-18, Proverbios 28:13, Santiago 5:15-16

Técnicamente, ella había dicho la verdad. No tenia esposo. Pero ella trato de esconder el hecho que había estado casada ya en cinco ocasiones y ahora tenía un compañero (novio dicen ahora) con quien vivía aun sin casarse. Sin duda era conocida por todos en el pueblo, quizá ella ocupaba un buen porcentaje de los chismes y comentarios. Ella pensó que este extranjero quien la estaba tratando de una manera muy respetuosa no necesitaba saber toda la verdad.

Pero Jesús conocía la verdad. La mujer escucho espantada mientras el le deletreaba toda su propia historia. Entonces ella acostumbrada al desprecio y la vergüenza esperaba que las palabras de condenación y rechazo llegaran.

Para muchos de nosotros hay pocas cosas que nos asustan más que el ser TRANSPARENTES, el quitarnos la mascara (o mascaras) que los demás puedan ver quien realmente somos. ¿Por qué tenemos miedo? Bien, ya conocemos la respuesta. Tenemos miedo de que si los demás nos llegan a conocer en verdad no seamos de su agrado y nos rechacen. Quizá también nosotros mismos no nos agradamos, no nos gusta lo que sabemos que somos así que nos ponemos y nos escondemos atrás de esas mascaras.

Aunque la transparencia nos parezca aterradora, hay algo que aunque sea solo un poco es extremadamente emocionante, es la oportunidad que se presenta cuando alguien quien  conoce realmente como eres, te llegue a aceptar y a amar sin condiciones. Esta experiencia le cambia la vida a cualquiera.

Jesus le quito la máscara a la Samaritana, pero sin que a esto le agregara una pizca de reproche, desaprobación o juicio. Qué gran diferencia debe haber sido para ella el saber que la aceptaban tal como era, sin tener que pretender mas ser quien no era.

¿Hay algo en este día que tu necesitas dejar de aparentar?  Jesús viene a tu encuentro y te acepta y ama tal como eres.

 

Dia 3, Amor verdadero

Lea Juan 4:1-42

Un amor incondicional es aquel que se expresa sin ninguna condición de por medio. Significa que aunque fallemos seremos protegidos y cuidados, atesorados y apreciados. Significa que tenemos a una persona en quien podemos confiar, quien creerá en nosotros aun cuando nosotros dejemos de creer en nosotros mismos, quien nos escuchara aun cuando lo que decimos no hace sentido. Y cuando llegamos a tener éxito, estará cerca para echarnos porras. Toda persona sabe que  una de las mas grandes necesidades es el amor incondicional. Cuando lo encontramos prosperamos en todo aspecto interior y exterior y si no lo tenemos ni experimentamos cada día que pasa nos vamos consumiendo al punto que podemos sentir que morimos.

Cuando la Samaritana inicio la conversación con Jesus ese día en el pozo de Jacob ella empezó a experimentar algo desconocido para ella. Este extranjero la tomo en cuenta, le hablo y la trato con respeto. Jesús nunca la juzgo, se burlo, la menosprecio, nunca la maldijo ni la ignoro. Si ella hubiera conocido como se sentía ser amada incondicionalmente, se hubiera dado cuenta que era algo que se sentía como lo que ella estaba experimentando ahora en ese preciso momento.

Su conversación tuvo muchos matices, giro en diferentes ocasiones de manera inesperada pero entre mas hablaban, ella se sentía cada vez más aceptada. ¿Se puede dar cuenta del cambio en la mujer?  Llego al pozo como una solitaria (una looser, diríamos ahora), pero regreso al pueblo como una líder. Ella había encontrado al Mesías y esa experiencia había producido un cambio en ella. Todos lo notaron, ella, los del pueblo que la habían despreciado y sin duda Jesús mismo noto su TRANSFORMACIÓN.

¿Cuál es el cambio que esperas que Jesus produzca en tu vida? El te está esperando ahora mismo para amarte incondicionalmente y que tu vida ya no sea la misma, El la va a cambiar para mejorar de manera rotunda y eterna.

Dia 4. Calmando nuestra sed

Lea una vez mas Juan 4:7-29,

Jesús logro tener la atención de la mujer en el pozo. Inicialmente ella cuestiono la intención de Jesús al punto de parecer un desprecio. Después de todo los Judíos  la habían despreciado por mucho tiempo, luego le inundo la curiosidad. Quizá Jesús conocía un manantial donde le seria a ella más fácil obtener el agua que necesitaba cada día.  Pero a medida que la conversación progreso ella se dio cuenta que su sed era mucho más profunda, era una sed espiritual y que Jesús le estaba ofreciendo una bebida espiritual que satisfacerla para siempre su  necesidad. ¿Podría el realmente hacer lo que ofrecía? Definitivamente, el era el Mesías, a quien ella había estado esperando desde hace mucho tiempo.

Nosotros sabemos cuando estamos sedientos. Identificamos muy dentro de nosotros lo que necesitamos. Puede ser la necesidad de ser aceptados, la búsqueda de la paz interior, o el intentar ser verdaderamente felices. Pero no importa que intentemos, simplemente no podemos saciar nuestra sed hasta que nos damos cuenta que es espiritual y que solo una fuente espiritual verdadera podrá saciar esa necesidad.

¿Hay algo en tu vida que no has logrado satisfacer? Quizá un vacio, o un descontento generalizado con la vida? ¿Cómo Dios hace que a través de Jesucristo tu más profundas e inexplicables necesidades de cumplan? Quizá no lo puedas explicar, pero inténtalo al igual que la necesidad de la Samaritana fue satisfecha tu necesidad puede ser satisfecha hoy.

Día 5. Encontrando a Dios

Lea Juan 4:19-38, Jeremías 29:12-14

En consecuencia de haber sido rechazados por los Judíos los Samaritanos establecieron su propio lugar de adoración. Este era otro punto de discusión entre Samaritanos y Judíos. Cuando la mujer pregunto cuál era el lugar correcto para la adoración, en lugar la mujer estaba preguntando: ¿A dónde puedo ir para encontrar a Dios? Es una pregunta muy antigua que aun las personas se siguen haciendo hasta el día de hoy. ¿Dios existe? ¿Puedo acaso encontrarle? ¿Qué tengo que hacer? ¿A dónde voy para encontrar las respuestas?

Jesús le dio la respuesta dosificada en dos partes. Primero Jesus le aclaro que para encontrar a Dios no era el lugar lo que se necesitaba, pero era una cuestión del corazón. Después Jesús profundizo el asunto: Para encontrar a Dios no necesitas ir a un lugar, pero necesita ir hacia una persona. El mismo.

Cuando Jesus dice: “YO SOY ESE” el nos dirige y anima a tomar una decisión. ¿Podremos encontrar a Dios en Jesus?

Quizá, has estado buscando a Dios en el lugar equivocado o por razones equivocadas. Quizá continuas preguntando ¿Dónde está Dios?  Jesucristo ha venido a buscarte y espera que tu reconozcas que EL ES, El ES en quien puedes encontrar, iniciar y permanecer en una relación con el Dios verdadero, tu Padre celestial.

 

Día 6. Una nueva persona

Lea Juan 4:28-30, 39-42, 2 Corintios 5:17

Mientras ha leído la historia esta semana ¿se ha dado cuenta en el cambio que sucedió en esta mujer? Estaba tan emocionada por lo que había encontrado, que se le olvido que ella era una solitaria rechazada. Aunque había ido al pozo a la hora más calurosa del día para evitar a las demás personas, ahora ella corre hacia ellos para hablarles.

También se da un cambio en la comunidad donde ella vivía. Gracias al testimonio y a lo emocionada que estaba, los del pueblo deciden venir a investigar, luego entonces deciden creer por ellos mismos que Jesús es el Mesías.

Esto es lo que sucede cuando tu crees en Jesús. Su presencia en ti te cambia por completo te permite desechar todas tus cargas del pasado incluyendo la reputación, etiquetas y errores de tal manera que eres ahora una nueva persona.

Si ya has aceptado a Jesús como el hijo de Dios, dale gracias en este momento. Si aun caminas con dudas respecto a tu destino eterno y vives fingiendo ser quien en verdad no eres. Este es el momento que Dios preparo para ti. Simplemente, repite esta oración ahí donde estas:

“Padre celestial he vivido sin ti mucho tiempo, he tenido que fingir que soy otra persona y estoy cansado(a) de esta mascara que he llevado. Te pido que me perdones, acepto en este día que Jesucristo es tu hijo y que desde ahora el es mi Señor y Salvador. Gracias por darme esta fe por medio de la que puedo creer en ti, te pido que me ayudes a vivir como una nueva persona, una persona en quien tu vives y a quien ayudas en todas las cosas. Gracias por tu palabra y la forma como por medio de ella se me han abierto los ojos a la verdad y gracias por aceptarme como tu hijo(a).  En el nombre de Jesús. Amén”

 

 

Día 7, Practica espiritual.

Participando en la historia con Jesus.

Prepárese

Encuentre un lugar donde pueda estar en silencio y cómodo para tener un encuentro con Dios.  Tómese un tiempo para preparase y escuchar de Dios. Cambien su enfoque de todo  o de quien pueda estar cerca. Relaje su cuerpo y cierre sus ojos por un momento. Respire despacio y profundamente para que pueda apartar de su mente cualquier distracción. Pida al Espíritu Santo que le enseñe, lo proteja y lo dirija en oración. El Señor nuestro Dios se deleita en ti, Eres precioso (a) a sus ojos y el tiene algo especial para ti ahora.

En la Historia.

Utilice la historia de la “mujer del pozo” en Juan 4:4-42 para este ejercicio. (nota: Este es un muy buen ejercicio para el futuro en las demás historias de Jesús).

Lea la historia lentamente al menos DOS VECES. Mientras la lee trate de ubicarse dentro de la historia.  Dibuje la escena como si usted estuviera ahí.  No trate de analizar el pasaje, en cambio experiméntelo. Dese la oportunidad de penetrar en lo que está sucediendo. ¿Qué sienten las personas que están ahí? ¿Cómo se siente usted? ¿ qué es lo que usted está haciendo?

Usted se puede identificar con alguien y ver “cosas” a través de los ojos de El o Ella. Quizá usted pueda imaginarse participando y ayudando en la historia o simplemente observando todo a la distancia. Permita que el Espíritu de Dios le dirija a medida que usted va avanzando y penetrando en la historia.

En la medida que usted está ahí, trate de enfocarse en lo que oye, ve, huele pero particularmente de lo que piensa y siente en la medida que se encuentra con Jesús. Preste atención a cualquier resistencia interna mientras está en esta práctica espiritual. No hay una manera correcta o equivocada de cómo penetrar en la historia, simplemente dese la oportunidad de experimentarla.

Reflexión personal.

Ahora que ha leído y experimentado el pasaje, tome tiempo para reflexionar en las siguiente preguntas. Quizá desee escribir sus respuestas.

  1. Tome un momento para escribir lo que acaba de experimentar, lo que sintió mientras usted participaba dentro de la historia.
  2. ¿Qué identifica que el le dice a usted?
  3. ¿Qué le quiere decir usted a él?
  4. ¿Cómo podría el estar pidiendo que usted respondiera?
  5. Termine este tiempo descansando en los brazos de Jesus. Agradézcale su presencia y trate de discernir que mas el le quiere decir ahora. Quizá mucho más que palabras, simplemente descanse en su presencia y este consciente de su gran e incondicional amor por usted.

 

 

Día 8. Satisfechos.

Lea Juan 6:25-36

El día anterior La multitud acababa de presenciar la alimentación de los 5,000. Y ahora estaban de nuevo hambrientos. El milagro había sido muy grande y maravilloso, pero eso había sido ayer. “Muéstranos más” o tal vez “sorpréndenos de nuevo” Moisés nos dio mana todos los días durante cuarenta años ¿Puedes acaso superar eso?

De la misma manera nosotros siempre queremos “un poquito más” decimos: “un poquito más y estaremos satisfechos”. Un poquito más y obtendremos esa ilusión que llamamos realización completa y total. Todo esto nos lleva a una vida con un buscar egoísta y muchas veces auto-destructivo.  Si bien nos va, terminamos llenado nuestra vida con “cosas” sin embargo nunca estamos realmente satisfechos. ¿Sera posible que estamos buscando las cosas y en los lugares equivocados para llegar a esta realización personal? ¿Sera posible que la satisfacción por la que estamos hambrientos pueda venir de una fuente diferente?

La multitud quería mas pan. Habían visto el milagro físico pero les había pasado de noche la verdad espiritual. Cuando Jesús dijo: “Yo soy el pan de vida” el estaba queriendo decir que la satisfacción la realización verdadera viene de una fuente espiritual y no de una fuente física. Podemos llegar a estar satisfechos únicamente si nos llenamos de la presencia de Jesús.

Reflexión. Piensa de que maneras has tratado de alcanzar tu realización personal y no lo has logrado, quizá en el intento has lastimado a algunos que amas. Quizá tu también como los que seguían a Jesús pensaban que por sus propios meritos humanos podrían alcanzar algo que solo Dios puede otorgar y que es gratuito. Quizá tienes un conocimiento intelectual de Jesús,  Deja a un lado tus dudas, frustraciones y temores y ven hoy que Jesús te dará el verdadero alimento que te dejara COMPLETAMENTE SATISFECHO. Jesús es EL YO SOY EL PAN DE VIDA.

Día 9, Llenando el vacío.

Lea Eclesiastés 2:10-11, Efesios 4:17-19. Juan 6:35

Los Judíos alrededor de Jesús acababan de ver un milagro y la experiencia había sido maravillosa pero la emoción no duro mucho. Ahora simplemente querían mas. Parecía que le pedían a Jesús: “haz algo más para que de nuevo nos emocionemos”. Su actitud refleja esta verdad: No importa que tan emocionantes sean las experiencias que vivimos etas son pasajeras, y eventualmente llegamos a olvidarlas. Lo mismo sucede con las cosas materiales y aun con la vida misma. Así que a medida que la experiencia se va extinguiendo nos quedamos sintiendo de nuevo un vacio y de nuevo vamos persiguiendo más cosas o mas emociones. Después de todo ¿Qué más nos queda? Si no tenemos la presencia del Dios vivo, lo único que tenemos son las cosas materiales y las emociones temporales de la vida.

Reflexión. Quizá lo material o las experiencias te tienen en este punto de tu vida donde no sientes la necesidad de Dios, estas en uno de esos highs existenciales, quizá es la oportunidad que Dios te da para que busques de el y no tengas que pasar por el dolor del vacío que llega a la vida cuando no hay la experiencia que te hace sentir bien o la abundancia de cosas materiales que te ilusiona a que todo está bien. Hoy es el día en que puedes/debes hacer que Cristo venga a llenar tu vida en lo que cuenta, la parte espiritual.

 

Día 10. No es necesario ganárselo.

Dia 10, Lea Juan 6:27-29, Efesios 2:1-10

La multitud quería saber que era lo que necesitaban hacer para GANARSE el favor de Dios. Hoy se sigue haciendo la misma pregunta, esa posición estorba sutilmente nuestra relación con Jesús. Nos preguntamos: ¿Cuáles son los requisitos que Dios nos pone? ¿Qué necesitamos hacer para agradarle? ¿o para apaciguar sus expectativas? No podemos culparnos por pensar así. Así es como funcionan las cosas en nuestro mundo. Obtenemos lo que deseamos cuando los demás aprueban lo que hacemos por ellos. Pero esta no es la manera como trabaja con Dios.

La respuesta de Jesús prácticamente era incomprensible para el modo de pensar de la multitud. “No necesitas hacer prácticamente NADA, los único que necesitan hacer es creer en mí.”

El amor de Dios, su perdón y nuestra salvación no puede “GANARSE”, si nosotros pudiéramos ganarla por nuestro propio esfuerzo no hubiera sido necesario que Jesús viniera al mundo y fuera crucificado. Pero con Dios no es cuestión de GANARNOLO, sino de AMARLO. Cuando somos arrebatados y abrazados por el amor de Dios en consecuencia somos motivados a amarle también a El, ¡todo lo demás caerá por su propio peso! Experimentaremos una nueva libertad en el amor de Dios en lugar del temor constante al esforzarnos para estar a la altura lo que nosotros pensamos son las expectativas de Dios.

Reflexión. Muchos llegamos a darnos cuenta que entre las cosas que más valoramos en la vida no tienen un “precio”,  cuando por la FE que Dios nos da llegamos a creer en Jesucristo como su Hijo y como nuestro Salvador y nuestro Señor podremos darnos cuenta que ese milagro de vida (vida eterna) por un lado es completamente gratis, pues somos salvos por gracia, pero por otro lado es incalculablemente carísimo pues fue necesario que Cristo derramara su sangre por nuestros pecados. Este es el día que puedes iniciar el resto de tu eternidad en una realidad diferente. Lo único que necesitas hacer es creer quien Jesucristo dijo y demostró que era. EL ES ESE, EL es EL PAN DE VIDA.

Día 11. Muéstranos

Lea Juan 6:1-15, 28-38

La multitud quería más pruebas antes de llegar a creer en Jesús. Tenían una actitud del tipo de qué dice: “No creeremos en ti hasta que nos demuestres mas”. Aunque Jesus ya les había mostrado el milagro de la alimentación de los 5,000 al multiplicar unos pocos panes y unos peces. El Milagro era una prueba suficiente de que Jesus era el PAN DE VIDA. El problema que tenían no era ver, su problema era creer.

Algunos de nosotros también hemos tenido dificultad con creer. Cuando llegamos con Dios venimos pateando y renegando antes de poder creer. Aun como seguidores de Jesus pateamos y renegamos cuando Dios nos dice que perdonemos, o que pongamos la otra mejilla, o que tratemos a los demás mejor de cómo nos tratamos a nosotros mismos, o que demos un diezmo (el 10%) de nuestro ingreso.

¿Cuántas “SEÑALES” necesitas ver antes de poder confiar plenamente en Jesús? ¿Quizá nuestro problema no es llegar a ver sino más bien con creer.

Reflexión.  La manera como le hemos explicado a los niños lo que significa creer es haciendo un ejercicio donde se dejan caer para atrás y tu les aseguras que los vas a cachar. La mayoría de los niños aceptan y confían que si ellos se dejan caer definitivamente los vamos a cachar y no se van a lastimar. Algunos dudan, otros se avientan viendo para atrás para asegurarse que realmente los cacharas, otros (los que creen!) simplemente se dejan caer. Si tu crees que Jesus es el Cristo, que El es el Pan de vida, tu necesidad más profunda, la necesidad espiritual será satisfecha hoy y para siempre.

Día 12. Mucho mejor que pan.

Lea Juan 6:47-51, Romanos 6:1-14

La multitud quería pan, pero Jesús les ofrecía algo mucho mejor, La VIDA ETERNA. Ese es el “PAN” que satisface nuestra más grande necesidad, pero algo se interpone para que podamos recibir vida eterna, EL PECADO. Mientras nuestra vida este llena de pecado, no puede ser llena con el regalo de vida que nos da Dios. Sin embargo hay una solución. Jesús murió como pago por la culpa de nuestro pecado para que pudiéramos ser perdonados.

Cuando creemos en Jesús, el viene y nos quita el pecado que nos ata y enturbia nuestra alma. Nuestra vida de pecado ha sido crucificada con Jesus. Una vez que el pecado desaparece completamente, podemos empezar a vivir una nueva vida, una vida que podemos vivir en el poder de Dios. Puedes pensar que esta nueva vida que está siendo transformada por el  PAN DE VIDA, como una muestra inicial del resto de tu vida eterna.

REFLEXION. Quizá fue ya hace mucho tiempo que probaste el PAN DE VIDA y has olvidado la importancia que tiene, permíteme re-enfatizarlo, ES LO MAS IMPORTANTE UQE TE HA SUCEDIDO!  Quizá has escuchado el mensaje de Jesús y aun tienes dudas en creer plenamente en El. HOY PUEDE SER EL PRIMER DÍA del RESTO DE TU ETERNIDAD como un hijo de Dios, disfrutando la realidad del PERDON INCONDICIONAL por tus pecados y la llenura del Espíritu Santo en tu vida.

Día 13, Un Banquete en lugar de solo Botanas

Lea Juan 6:53-58, Isaías 55:1-2

Has escuchado la frase: ¿déjame masticar eso durante un rato? (algunos dicen rumear, en referencia a lo que las vacas hacen), aplique esa metáfora mientras mastica o más bien digiere las palabras que Jesús dijo en Juan 53-58. La multitud había estado enfocada en cosas materiales en lugar de las espirituales, al enfocarse en que querían pan para satisfacer su necesidad material no se habían dado cuenta de su necesidad espiritual. Jesus tendría que decir algo bastante radical para sacudirlos y sacarlos de esa literalmente equivocada mentalidad y se  pudieran darse cuenta de su necesidad espiritual.

El problema era el mismo en los días de de Isaías, la gente estaba solo comiendo botanas al considerar importante solo lo material en lugar de estarse deleitando del banquete de la presencia de Dios.  Las cosas no son nada diferentes hoy día. C.S. Lewis escribió en su libro El Peso de la Gloria: “Nuestro Señor encuentra que nuestro deseo no es tan grande, más bien muy débil. Somos criaturas con un corazón dividido (tibios, como dice apocalipsis) engañándonos con lo que bebemos, con el sexo, con la ambición cuando a nosotros se nos ofrece un gozo infinito, somos como niños ignorantes que deseamos continuar haciendo pasteles de lodo en un muladar porque no podemos imaginarnos lo que significa cuando nos ofrecen ir de vacaciones a la playa.  Nos complacemos fácilmente con lo muy poco.”

Reflexión. Debemos arriesgarnos de que en verdad es realidad lo que Jesus nos ofrece, la completa realización en Cristo, un caminar constante bajo su gracia, algo demasiado hermoso para poderlo imaginar en nuestra limitada experiencia. ARRIESGATE y CREE.

 

Día 15 Ciegos.

Lea Juan 12-32, Juan 9:39-41 y 2 Corintios 4:4-6

El debate entre Jesús y los Fariseos está lleno de ironía. Cuando Jesús proclamo que El era la Luz del Mundo esto significaba el cumplimiento de todo lo que la ceremonia de encender la lámpara significaba. Pero los Fariseos rehusaban ver esta realidad. Como rechazaban a Jesús estaban cegados a la verdad.

En nuestros días esto sigue sucediendo. Tenemos en nuestra vida una gran necesidad de dirección (o sentido), pero sin Jesús! Estamos ciegos a los que hace que nuestra vida sea verdaderamente satisfactoria y plena. Esto sucede de muchas formas, pero cuando nosotros ignoramos o pasamos por alto cualquier detalle de las instrucciones de Dios, nos cegamos a nosotros mismos de la presencia de la Luz del mundo.

Reflexión. Quizá hay un pretexto o excusa por la cual conscientemente decidimos que alguna parte (o toda) de la Biblia no es para nosotros, quizá el ejemplo de los fariseos que estaban cegados por creer algo equivocado, o los padres del hombre que Jesús  sano (en el Cap. 9) que tenían temor o los mismos discípulos que tenían un enfoque equivocado … Cualquiera que sea el caso, debemos reconocer a Jesús como la Luz del mundo … esto permitirá que al ver, nustra vida tenga dirección y sentido.

 

Día 16, Hacia la luz.

Lea Juan 8:12, Juan 1:4-5

La depresión, el fracaso, la desilusión estas son cosas que pueden entenebrecer (oscurecer) nuestras vidas, pero en medio de nuestra oscuridad Jesus declara: YO SOY la Luz del mundo.

Su presencia nos trae:

  • Esperanza donde había desesperación
  • Valor donde había miedo
  • Aceptación donde había rechazo
  • Sanidad donde había dolor
  • Libertad donde había ataduras
  • Perdón donde había condenación
  • Vida nueva donde no había vida

La luz siempre vence a las tinieblas. SIEMPRE, pero solo si nosotros decidimos descubrir la LUZ.

Reflexión. Quizá en la lista que mencionamos arriba no esté lo que te aflige en tu vida.  No importa, la Biblia enseña que para Dios no hay imposible, si aun estas en medio del conflicto de la dificultad declara que Jesús es en verdad la Luz del Mundo y la realidad de su presencia hará una diferencia en tu vida ahora mismo.

 

 

Dia 17. Ciegos por seguir las reglas

Lea Juan 9.

En el capítulo 9 de Juan tenemos la historia de un hombre que estaba ciego. Pero vemos como paso a paso no solo recobro su vista física y también su vista espiritual. Por otro lado tenemos a los Fariseos que tenían cierto aspecto de la vista espiritual, pero que paso a paso nos demuestra que estaban espiritualmente ciegos.

El punto medular del asunto para los Fariseos era que Jesús había realizado el milagro en Sábado y sanar a alguien en Sábado quebrantaba una de las reglas de los Fariseos. No había un mandamiento Bíblico que prohibiera sanar a alguien durante el Sábado, esto era una regla hecha por los hombres. Tenía la intención de definir con precisión el mandamiento de Bíblico que establece que el sábado es el día de descanso.

Para los Fariseos la manera de establecer como agradabas a Dios era si guardas o no las reglas. En esta forma equivoca de pensar, entonces Jesús no podía ser el Mesías, ya que era alguien que no respetaba las reglas. En el caso de los Fariseos en su intento de seguir a Dios, las reglas los habían cegado a la VERDAD.

¿Sera posible que hoy nosotros aunque nuestras intenciones sean buenas, estemos haciendo lo mismo que los Fariseos?

Reflexión.  Quizá hay algo que tu haces o respetas en tu intención de agradar a Dios y es algo que aprendiste de tu familia, tu cultura o quizá tu mismo decidiste que así era la forma de agradar a Dios. Sin embargo esa práctica que a ti te parece piadosa es mas para agradar a los demás o a ti mismo que para agradar a Dios. Jesus hizo una declaración junto a una promesa … “Y conocerás la verdad y la verdad te hará libre” …  Jesús, la Luz del mundo es esa verdad. Reconócelo, recobra tu vista espiritual y empieza a caminar en la verdadera libertad de la VERDAD.

 

One Response to Devocionales Diarios.

  1. Pingback: Devocionales y grupos de Vida | Gracia y Paz Covenant Church

Leave a Reply

Your email address will not be published.